Paciente con EM participará en un experimento pionero

  • by

Hace 11 años, Megan Quinn acababa de casarse y era la imagen de la buena salud.

“Corría cinco millas por día, de repente un día en la tercera milla comencé a arrastrar el pie y no entendía por qué. Pensé: simplemente estoy envejeciendo y estoy cansada. Tenía 27 años”, dijo. “Jamás tuve síntomas de que algo no estaba bien”.

El diagnóstico fue esclerosis múltiple.

La esclerosis múltiple o EM, es una enfermedad autoinmune en la que el cuerpo mismo daña la capa de mielina o capa protectora que rodea las células nerviosas.  Con ese aislante comprometido, los nervios se deterioran y pueden provocar una amplia variedad de síntomas, entre ellos, problemas de la vista, fatiga y debilidad. La enfermedad afecta a 350 mil estadounidenses.

“El último año he pasado un muy mal momento con esta enfermedad, he tenido un problema grave en la cadera. Una noche, me desperté y no sentía las piernas”, comentó Quinn.

“Ahora, mi problema más grande son los músculos isquiotibiales. No puedo mover los músculos isquiotibiales para caminar, en este momento esa es mi lucha”, dijo.

Los tratamientos actuales intentan detener el avance de la enfermedad. Quinn pronto probará un nuevo método: el uso de células madre para mejorar realmente el bienestar de pacientes con EM.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *