Centro para tratamiento del cáncer amplía las posibilidades para células madre de sangre del cordón

  • by

¡Nos complace informar otro avance con relación a la sangre del cordón umbilical!  Este mes, el Fred Hutchinson Cancer Center de Seattle anunció que han tenido éxito en el tratamiento de la leucemia con la infusión de sangre del cordón umbilical que se ha manipulado, en el laboratorio, a fin de aumentar la cantidad de células madre utilizables. Los resultados del estudio de fase I de este centro se han publicado en la edición de enero de 2010 de Nature Medicine.

El problema inherente del uso de sangre del cordón en dicho tratamiento de infusión para la leucemia es la cantidad relativamente baja de células madre en una muestra de sangre del cordón estándar; por consiguiente, hasta ahora el mayor potencial para la sangre del cordón se ha limitado a niños o adultos jóvenes. La capacidad de ampliar la cantidad de células madre en la sangre del cordón, sin embargo, permite contar con una mayor posibilidad de tratar enfermedades en una parte más grande de la población.

Los resultados del estudio de Hutch con diez pacientes con leucemia demuestran que la infusión de células madre de sangre del cordón expandidas no solo es segura, sino también efectiva para la reducción del tiempo de injerto a la mitad, en comparación con células madre de sangre del cordón no manipuladas. Conclusión: cuanto más rápido se realice el injerto, mejor será la posibilidad de supervivencia del paciente. Siete de los diez pacientes del estudio todavía viven y no muestran signos de la enfermedad.

La sangre del cordón sigue siendo una alternativa prometedora al trasplante de médula ósea, dado que son menos propensos a la “enfermedad injerto contra huésped” y a otras complicaciones relacionadas con el cuerpo receptor que rechaza células extrañas, y no requieren una compatibilidad perfecta con el donante. En una anterior entrada del blog, informamos sobre un proceso similar para la expansión de la población de células madre de la sangre del cordón mediante el uso de carlecortemcel-l (conocido como StemEx), según la publicación del M. D. Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas en Houston. Si bien se requieren estudios adicionales para el total reconocimiento del potencial de estos resultados, las novedades continuas de estos desarrollos son alentadoras e interesantes, tanto para nosotros en el NECBB como para las familias que podrían necesitar sangre del cordón en el futuro.