La sangre del cordón almacenada salva vidas

  • by

En NECBB, creemos que la sangre del cordón tiene un potencial ilimitado: esto se comprueba una y otra vez por medio de las historias sinceras que recibimos de nuestros clientes. Justo para las vacaciones, nuestros fundadores, John y Cathy Rizza, recibieron una carta de Leighsa M. A Cameron, la hija bebé de Leighsa, le diagnosticaron anemia de Fanconi, una extraña enfermedad de la sangre que puede ser mortal: los médicos no esperaban que viviera más de 10 años.

Hija de un científico e investigador, Leighsa creyó en el potencial poder de la sangre del cordón para el tratamiento de muchos trastornos diferentes, incluido el de su hija. Posteriormente dio a luz a dos varones y almacenó sus sangres del cordón en NECBB. Uno de los bebés, Conlan, tenía una compatibilidad de tejido de 6/6 con su hermana. En el 2007, la enfermedad de Cameron había avanzado hasta tal punto que se necesitó un trasplante, y los médicos pudieron usar la sangre del cordón de su hermano para la intervención.

El trasplante tuvo éxito y hoy, aproximadamente 3 años más tarde, Cameron es una niña de 11 años feliz y saludable.

Las historias como estas nos recuerdan la razón por la que hacemos lo que hacemos en NECBB. Si bien la ciencia es interesante y permite el constante descubrimiento de nuevas formas para tratar enfermedades con sangre del cordón, una historia como la de Cameron, en la que se salvó una pequeña vida gracias a la sangre del cordón, nos inspira y nos motiva para continuar con nuestra misión a fin de brindarles estos tratamientos a las familias cuando los necesiten.